Pulpo helado © Gustavo Verástegui

Pulpo helado © Gustavo Verástegui

FONAMAD: Este mes vuelve a protagonizar nuestro concurso un asiduo ganador: Gustavo Verástegui cuya imagen abstracta ha sido elegida por los socios como vencedora de la foto del mes de marzo de FONAMAD. La temática esta vez era “La estación del frío” y por eso la foto de Gustavo recoge la esencia invernal con esta fantástica abstracción helada capturada en uno de los embalses madrileños. Cuéntanos algún detalle de la foto, dónde la hiciste, cuándo, cómo…

Gustavo: La foto está hecha en el embalse de Valmayor, el 1 de enero de este año. El día anterior, el 31, habíamos intentado Javier Galindo y yo un amanecer en el mismo sitio, y al terminar la sesión de vuelta al coche, nos dimos cuenta cómo en la cola del embalse se había formado una capa de hielo sobre el agua con dibujos realmente curiosos. Como cada vez nos pesa más la mochila, sobre todo con el paso de los años, ninguno había traído consigo un objetivo macro en una salida para fotografiar un amanecer, así que decidimos que volveríamos a la mañana siguiente para recoger esas formaciones de hielo tan curiosas. A la mañana siguiente, con el vadeador hasta las ingles y con mucho tiento porque el hielo crujía con cada paso que dábamos, conseguimos llevarnos una bonita colección de imágenes. Ni en Canencia, ni en Islandia, he conseguido plasmar en el sensor imágenes abstractas de hielos como las que conseguí al lado de mi casa. Hasta ese momento solo había conseguido fotografiar formaciones de hielos abstractas, pero no fotografías abstractas en sí que realmente me gustasen.

FONAMAD: ¿Nos puedes indicar los datos técnicos de la toma?

Equipo: Canon EOS 7D Mark II, Objetivo Canon EF 180mm f/3.5L Macro USM

Exposición: 1/4 seg, f/20, ISO 100

Accesorios: Trípode Gitzo 3541 XLS, disparador remoto

FONAMAD: ¿Podrías explicarnos la diferencia entre las fotografías de esculturas abstractas y la fotografía abstracta en sí?

Gustavo: La principal diferencia es el arraigo tridimensional de la escultura, anclada en nuestra realidad, frente a la realidad distinta en la que flotan los elementos en la fotografía abstracta. Dicho de otra forma, cuando fotografiamos una escultura abstracta, la abstracción está en la escultura, no en la fotografía, porque la fotografía lo que capta es un espacio en el que se encuentra un elemento, es decir, nuestra realidad.

 © Gustavo Verástegui

Detalle de una rama con hielos en un río © Gustavo Verástegui

 

© Gustavo Verástegui

Detalle de formaciones de hielo en un salto de agua. Aunque el espacio se reduzca, la tridimensionalidad del hielo genera un espacio real © Gustavo Verástegui

Pero cuando a través de los elementos propios de la fotografía: luz, encuadre, óptica, etc., conseguimos hacer desaparecer el arraigo de los elementos a nuestra realidad, creando un nuevo universo en donde los elementos se desenvuelven y relacionan, estaremos creando una fotografía abstracta. En muchos casos será simplemente pasar de tres dimensiones a dos. En otros será reducir la espacialidad y convertir la imagen en un bajorelieve sin ningún arraigo espacial reconocible, como sería el caso de mi imagen “Pulpo helado”. En cualquier caso, la clave está en el espacio.

FONAMAD: ¿Algún proyecto fotográfico o viaje para este año?

Gustavo: Casi prefiero no hablarlo porque tengo la impresión de que si lo comento tendré el gafe y luego no saldrá. Digamos que seguiré viajando por España y visitando los lugares que tengo cerca de mi casa.

FONAMAD: Te reiteramos nuestras felicitaciones por esta fabulosa imagen.

Podéis ver parte del trabajo de Gustavo Verástequi en su galería de Fonamad.

GALERÍA DE FOTOS PARTICIPANTES