MI FONAMAD

Esta semana os traemos una entrada escrita por nuestro compañero Ramiro Díaz. Una entrada en la que nos presenta a una Selva de Irati en un otoño que bien podría calidicarse de atípico (o por desgracia, parece que cada vez más típico). Te invitamos a leelerla sentada, acompañada de un buen té y con los cinco sentidos dispuestos a disfrutar de su lectura.


© Ramiro Díaz

El río Ebro ostenta dos importantes distinciones. La primera es etimológica: el Iber (Ebro) es el origen del nombre de nuestra península: Iberia. La segunda es cuantitativa: es el río más caudaloso de España. Y lo es gracias a la aportación -entre otros- de uno de los ríos de cabecera más largos de Navarra: el IRATI.

© Ramiro Díaz

Sus más de 80 km atraviesan los valles de Aezkoa y Salazar, en las estribaciones de los Pirineos, y a su vez dan nombre a uno de los espacios forestales más espectaculares que pueden disfrutarse en Europa: la SELVA DE IRATI, un bosque mixto donde predominan hayas y abetos (aunque curiosamente es el helecho el que le presta el nombre vasco a Irati), que en otoño dan forma a un ambiente místico donde es fácil abandonarse a los sentidos.

© Ramiro Díaz

El Irati es la sangre que irriga esta selva, el alma que está detrás de las cascadas, del color y de la magia.

Pero si Irati no late, no hay paraíso.

© Ramiro Díaz

Con algo más de 17mil hectáreas, la Selva de Irati es el segundo hayedo-abetal mejor conservado de Europa, después de la Selva Negra de Alemania. Un inmenso monumento natural, que todo amante de la naturaleza y todo fotógrafo debería visitar al menos una vez en la vida.

Con la mochila cargada de expectativas me asomaba a este bosque a finales de Octubre, coincidiendo con el día de todos los Santos… también conocido como Halloween.

Como fotógrafo de naturaleza, afilaba mi gran angular, mi filtro polarizador y mis ganas de sumergirme en un ambiente húmedo, lleno de color, con saltos de agua que engalanaran el otoño mágico de este bosque mítico.

Pero la naturaleza tenía otros planes para mí.

El luminoso de la carretera me ponía sobre aviso: “PELIGRO DE INCENDIOS”. “Estará desactualizado, desfasado” —pensaba yo —. Sin embargo al adentrarme en la selva, mis peores temores se hacían realidad: mis botas, lejos de humedecerse o embarrarse, levantaban polvo a mi paso; el mismo que desprendía el musgo de las cortezas de los árboles cuando las rozaba. Para quien ha conocido y fotografiado otoños “de verdad”, este ambiente, huérfano del murmullo de los saltos de agua, del envolvente olor del bosque húmedo, con temperaturas casi veraniegas y con el color de una primavera apagada, era impropio, incómodo, asfixiante… casi amenazante.

© Ramiro Díaz

Si eres honesto, fotografiar es, en esencia, plasmar en imágenes lo que sientes. Si no lo eres, no importa: tus fotografías acaban mostrando [b]más de ti mismo[/b] y de lo que sientes, que de lo que estás fotografiando realmente. Y esto es interesante, porque hay verdad y desnudez en ellas.

© Ramiro Díaz

Quizá esta sensación de inquietud e incomodidad azotaba mi mente y retorcía más de lo que ya estaban los troncos nudosos del bosque encantado, totalmente tapizados de musgo. Como dedos afilados, daban la sensación de querer atraparte y asfixiarte con una belleza peligrosa.

© Ramiro Díaz

¿Y si tu actitud y tus pensamientos atraen esa misma energía? Solo así podría explicar que los únicos hongos que me encontrara fueran yesca, utilizada desde tiempos inmemoriales para prender fuego.

© Ramiro Díaz

Como si fuera una escalera, me imaginaba que los duendes trepaban por los peldaños de yesca para esconderse en el techo del bosque y burlarse de mí desde arriba.

© Ramiro Díaz

El bosque me transmite una sensación extraña. Una [b]soledad acompañada[/b] en la que no necesito mucho más. Las enormes hayas de tronco gris y porte melancólico llevan mucho tiempo hundiendo sus pies nudosos en la tierra; son de esos seres con los que puedes estar cómodo sin necesidad de decir nada. No quieren hacerte pequeño… es que directamente, a su lado, lo eres.

© Ramiro Díaz
© Ramiro Díaz

¿Se puede uno aburrir de bosque? La respuesta es sí. [b]Aburrirse es terapéutico[/b], es un abandono consciente que solo puedes hacer ante la falta evidente de estímulos. Sin compañía, sin sonidos, sin cobertura, sin prisas, sin movimiento. Quedarse parado en medio de un bosque, observando, sintiendo, respirando y dejando que el bosque te cale y entre en ti. Como David Haskell en su ensayo “En un metro cuadrado de bosque” (finalista del Pulitzer en 2012), me sentía conectado desde las raíces de las hayas, hasta el aire suspendido entre nosotros.

© Ramiro Díaz

Al caminar, notaba cómo las hojas se quejaban con un crujido (seco, cómo no), pero al detener mis pasos, el mismo crujido las hacía volver lentamente a su ser. Algún tímido pájaro se acercaba curioso a verme, y algunas hojas mecidas por una brisa suave parecían saludarme desde los brazos de sus ramas. Todo en orden, como mis pensamientos, que alejados del ruido y del frenesí del hiperestímulo, se iban colocando y asentando en mi interior. Cada minuto aquí se transformará en semanas de paz durante los próximos meses o años de mi vida.

© Ramiro Díaz

En el corazón de la selva de Irati se encuentra el [b]embalse de Irabia[/b], cuya raíz etimológica sigue rindiendo homenaje al helecho. En las laderas que lo custodian, cuyas franjas descarnadas delatan la escasez de agua, lenguas de abetos avanzan y se incrustan como un glaciar entre el hayedo. El color debería distinguirlas pero las altas temperaturas, la falta de agua… han hecho que este año el verde permanezca aún en las hojas y nos prive del espectáculo visual de una segunda primavera llena de colores.

© Ramiro Díaz

Pero los efectos del no-otoño son aún más graves para los árboles, ya que las hojas terminarán cayendo por puro estrés hídrico, y su tesoro verde, la clorofila, no podrá ser almacenada en los troncos en su totalidad. El anillo interior que contará la historia de este año será más estrecho.

A punto ya de dejar Irati, con la sensación de haber visitado una impresionante catedral, pero con andamios, el suelo levantado y pintada de grafittis, el último día la naturaleza quiso dejarme un atisbo de lo que puede ser el otoño en estos valles. La mañana se desperezaba con un fino manto de niebla, que no es otra cosa que vapor de agua suspendido. Si la mañana te presenta este camino, tú vas y entras…

© Ramiro Díaz

Por fin el agua impregnaba el bosque, mis botas y mis sentidos. Y mi energía. Ahora sí podía mirar con otros ojos. Y se hizo el color y la luz. Y las gotas y el murmullo de un arroyo y los helechos mojados, y el tapiz de hojas del suelo que ya no crujía sino que resbalaba. Y las [b]setas de los cuentos[/b], que vinieron a rescatarme y a obligarme a desempolvar el objetivo macro de la mochila.

© Ramiro Díaz

Y los caminos inciertos que te invitan a adentrarte sin saber adónde, y los sonidos amortiguados por la niebla, y los rincones mágicos de más cuentos.

¿Ha cambiado el bosque? ¿Se ha transformado? Probablemente, pero sobre todo ha cambiado la actitud, la forma de latir y de sentir y, con ella, inevitablemente, el arma secreta del fotógrafo: su mirada. Somos estaciones de recepción-emisión. Captamos ondas, energías, las procesamos en nuestro interior y las emitimos convertidas en ondas visuales a través de nuestras composiciones fotográficas. Nuestro espíritu es la parte más delicada e importante del equipo.

© Ramiro Díaz

Y donde antes solo había hojas, donde antes solo había ramas y troncos, empiezas a apreciar arte.

© Ramiro Díaz

Irati: te dejo por ahora. Quiero volver a verte, no olvides crecer en mi ausencia y regar este mágico lugar para que podamos seguir llamándolo “selva”.

© Ramiro Díaz

Artículo e imágenes realizados por Ramiro Díaz


Si aún no eres soci@ de FONAMAD y te gustaría formar parte de esta comunidad de Fotógraf@s de Naturaleza, sólo tienes que seguir los pasos indicados en la Secció Hazte Socio.

2 comentarios

  1. Pues sinceramente, y me parece raro en Fonamad, fotografías bastante normalitas (por no decir vulgares) y carentes de calidad fotográfica y mínimo sentido artístico, verdaderamente impropias de esta magnífica web que tenéis; y que en anteriores ocasiones me han entusiasmado. Siento expresarme así, es la primera vez que me ocurre. Sin acritud. Saludos.

    1. Hola Felipe, en FONAMAD apoyamos el trabajo de todos nuestros socios y damos cabida a todas las visiones que hay de la naturaleza, que no dejan de ser tantas como personas tras las cámaras. En este caso Ramiro no nos presenta una entrada sobre las mejores fotos de otoño, sino una que refleja una realidad que afecta a uno de los parajes más emblemáticos de la naturaleza española.
      Te animamos a que navegues por las diferentes publicaciones y galerías que presentamos en nuestra asociación, ya que cada uno de nuestros socios aporta algo al mundo de la fotografía de naturaleza.
      Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para optimizar la navegación por sus contenidos. Al continuar navegando acepta el uso de las mismas.. MÁS INFORMACIÓN

ACEPTAR
Aviso de cookies